Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

Toros en Medina

Cartel de corrida de toros en Medina Sidonia, en junio de 1984, durante la feria y a beneficio de Afanas y la Residencia de ancianos "Amor de Dios".

Cuenta con la colaboración del torero asidonense Currillo, que lidia los novillos donados por Domecq, Camacho, Bohórquez, Núñez y Prado (todas ganaderías de cortijos cercanos a Medina, como los Alburejos o el Toñanejo), junto al torero jerezano Rafael de Paula y Pepe Luís Vázquez.

Asisten también como novilleros los vecinos de Medina Juan Manuel Gómez y Pepe Núñez, este último hermano de Currillo

Vuelve la normalidad a toda la provincia

El gobernador civil de la provincia, García Labella, comunicó ayer a la prensa que la situación en toda la provincia de Cádiz es de total normalidad.
La huelga revolucionaria ha fracasado y todos los obreros se han reintegrado al trabajo.
Los obreros despedidos de los astilleros y aeronáutica han sido de nuevo admitidos.

En Alcalá y Medina, donde parecía que la huelga había contado con mayores ayudas, también se ha restablecido la normalidad.

El Gobierno de la República anunció ayer que el movimiento anarquista había fracasado en todas las provincias españolas.


Publicado en Diario de Cádiz, el 2 de Junio de 1932

Aumentan los rumores sobre la huelga revolucionaria

Los rumores que hablan de una huelga general revolucionaria, promovida por elementos anarcosindicalistas, aumentan de intensidad.
El gobernador civil, García Labella, aseguró ayer que no hay fundamento alguno en esos rumores y que tampoco es cierto que las cosechas del campo gaditano hayan sido quemadas por los revolucionarios.
García Labella afirmó que en Cincocasas, una aldea próxima a Medina, un grupo de obreros ha anunciado la huelga revolucionaria, pero que todo estaba controlado por la Guardia Civil.
Las instrucciones del Gobierno de la República son las de acabar con energía cualquier intento revolucionario.


Publicado en Diario de Cádiz el 30 de Mayo de 1932

Una visita a la casa del doctor Thebussem

Nuestro querido e ilustre amigo, Mariano Pardo de Figueroa, doctor Thebussem, invitó ayer a este periódico a que visitara su casa de Medina.

El escritor y respetable cartero mayor del Reino vive en la calle de la Tapia, en una elegante mansión que consta de dos cuerpos con espaciosos cierros a dicha calle. En el amplio y hermoso patio se conserva una lápida goda traída de la casa de unos opulentos comerciantes genoveses que vivieron en Cádiz. Esta lápida es uno de los pocos vestigios que se conservan de la dominación goda sobre Cádiz y se refiere a una cenobita llamada Servanda.

En su despacho, junto a una extraordinaria biblioteca, Thebussem conserva autógrafos de los mejores escritores españoles. Enemigo acérrimo de toda clase de ruidos, nuestro amigo ha inventado un sistema para que las puertas permanezcan cerradas o abiertas según se desee.

En su cuarto de aseo ha colocado una gran lápida de mármol blanco con la siguiente inscripción ‘A Cervantes, Montaigne, Balzac, Larra, Castro y S…

Cultura oral

Cuando los franceses llegaron a Medina, según me contaba Juan Cervera García de Paredes, que era bisnieto del almirante Cervera, el padre de este almirante acogió al capitán francés al tiempo que su hijo se alistaba en las milicias contra los franceses. De hecho, escapó de Medina, fue hecho prisionero y volvió a Medina escapado de la prisión. Y cuando volvió se encontró que estaba alojado en su casa el capitán de los franceses, en la calle Ancha, que es donde vivían los Cervera.
El capitán francés cogió entonces al padre, se lo llevó a dar un paseo al castillo y le dijo:
-Sé que tu hijo está aquí. Si lo veo, como es enemigo de las tropas francesas, lo tendré que hacer prisionero e incluso fusilarlo. Haz lo que puedas para que yo no lo vea.
Y se volvió a escapar.
Ese era el padre del almirante Cervera, Juan Bautista Cervera.
El capitán se llevó al padre al castillo y le contó eso (porque esto ya se sabía en la casa) para dar tiempo al hijo a que se escapara.

El anterior fragmento, narra…

Nuevo libro sobre Medina Sidonia

Se acaba de publicar un nuevo libro sobre el patrimonio asidonense. Se titula "MEDINA SIDONIA. SU ARQUEOLOGIA Y SU ARTE. NUEVA VISION.", del asidonense Marcos Ramos Romero, autor en su día de la tesis "Medina Sidonia: Arte, Historia y Urbanismo".
Tiene índice onomástico, ilustraciones,420 pp. y un formato de 20x22, a dos columnas muy fácil de leer. Es una historia y una intrahistoria de todo el hacer artístico en la provincia con sus ramificaciones.
Se han editado pocos ejemplares. El precio es de 25€ y lo podéis encontrar en QiQ de Cádiz, librerías Falla y Quorum y en la Iglesia Mayor Matriz de Santa María de Medina.

Asidonense en campo de concentración

Aprovechando la exposición que se va a inaugurar próximamente en Medina Sidonia, hacemos reflejo la constancia de un asidonense muerto en el campo de concentración de Gusen, cercano al de Mauthausen.
Se trata de Francisco García Vidal, nacido en Medina Sidonia el 28 de Marzo de 1912. Falleció, como decimos, en Gusen a la edad de 29 años, a finales de Diciembre.
Ingresó prisionero primero en el campo de concentración de Mauthausen el día 7 de Abril de 1941, pasando el día 20 de Octubre del mismo año al subcampo de Gusen para morir dos meses después.
Mauthausen fue considerado por los nazis un campo de tercera, es decir, de exterminio. En sus aledaños se construyó el subcampo de Gusen, situado a 5 kilómetros, donde los testimonios de algunos testigos aseguran que el exterminio humano tuvo mayores consecuencias debido a que la función de Gusen se basaba en recepcionar a los prisioneros que habían dejado de ser útiles en las canteras, por lo que eran eliminados con suma celeridad
905 andaluce…

Visita pastoral del obispo a Medina Sidonia

El obispo de nuestra diócesis, Jaime Catalá, está practicando una visita pastoral a Medina. Sabemos que el recibimiento efectuado ha sido en extremo entusiasta. Al pie de la cuesta que sube a la población esperaban al obispo el clero, el municipio, el juzgado y el comandante militar. Los 300 niños de la escuela, puestos de rodillas, recibieron la bendición del prelado. A la entrada del pueblo, toda la población aguardaba al obispo y lo acompañó hasta el templo de Santa María.
Publicado en Diario de Cádiz el día 9 de Julio de 1880