Ir al contenido principal

La obra del mes: Azulejos de san Agustín y san José


En el cuerpo del campanario de la iglesia conventual de Jesús, María y José, justo debajo de las campanas encontramos cuatro paneles de azulejos, uno por cada cara de la torre, que recogen imágenes de santos relativas al convento de las madres Agustinas Recoletas. Dos son los paneles que acercamos a esta entrada.


El primero de ellos está dedicado a la figura de san Agustín. Sito en la cara suroeste de la torre campanario, el panel está formado por azulejos planos trianeros, pintados a mano, con unas medidas de dos por un metros. La fecha podríamos situarla en torno al año 1742, fecha en la que se dio por finalizada la construcción de la torre.

Representa al santo sobre una peana en avanzada edad, vestido de hábito agustino (no con la ornamentación de obispo) y con los atributos característicos: una mano sujeta un libro y una iglesia, de la que es Padre, y en la otra porta una pluma, en alusión a sus escritos.


 
 
Flanquean al santo fundador dos ángeles, también sobre peana, que portan los atributos referentes a su dignidad episcopal, a saber: mitra y báculo rematado con cruz patriarcal. Toda la escena está enmarcada por cabezas de ángeles y remates arquitectónicos.
 
 
 
 
El otro de los paneles de azulejos que vemos en esta entrada está dedicado a la figura de san José. Realizado con la misma técnica y con las mismas medidas que el anterior, aunque presenta un mayor deterioro. Con la misma disposición que el de san Agustín, al centro aparece sobre peana representada la figura de san José, portando a los brazos al Niño Jesús, que a su vez lleva la característica vara de azucena del santo Varón.
 
 
 
 
A san José lo flanquean dos angelillos que portan atributos referentes a su profesión de carpintero (tajadera, guillame...). todo ello con un rico decorado que poco podemos apreciar dado su estado de conservación.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Livia "de cuerpo entero"

Foto del Museo de Cádiz El Museo Provincial de Cádiz nos ha dado una gran alegría esta mañana. Se ha presentado en la sala de escultura romana la (re)incorporación del busto de Livia en una escultura togada. En 1960 fue hallado el busto de Livia (ver aquí) en las excavaciones realizadas en el Castillo de Medina Sidonia para hacer los depósitos de agua. Junto a este busto aparecieron dos retratos imperiales más: el de Germánico (ver aquí) y el de Druso Minor (aquí), además de varios trozos de mármol y un cuerpo de mujer casi entero, todo ello datado en torno a los años 14-37 de nuestra era. El año pasado, dos investigadores localizaron en los almacenes del Museo esa escultura de cuerpo de mujer. Se dieron cuenta de que tanto el tamaño del mismo y la tipología en la que está realizada puede corresponder con el modo iconográfico de representar a Livia y comprueban que el busto encaja perfectamente en el cuerpo. Foto del Museo de Cádiz Tras un trabajo de conservación, logran encajar el b…

Semblanza del Almirante Cervera

En el presente mes van a ser trasladados al Panteón de Marinos Ilustres de esta ciudad, los restos mortales del que en vida fué pundonoroso caballero y heroico marino D. Pascual Cervera y Topete, rindiendo de ese modo la Patria agradecida el tributo a uno de sus hijos preclaros.
Con este motivo damos a continuación unos ligeros apuntes biográficos del finado Almirante de la Armada española.

D. Pascual Cervera y Topete nació en Medina Sidonia en el año 1839. Empezó su carrera el año 1853, ingresando en el Colegio Naval de San Fernando. Seis años después se halló en la campaña de Marruecos, distinguiéndose de modo ostensible; así como en Joló y Cuba (1869), obteniendo merecidas recompensas.

Desempeñó una brillante comisión hidrográfica al mando de los eminentes Sres. Montero,
Pineda y Roldan, sacando a luz las Islas Filipinas, casi desconocidas el pasado siglo, con los trabajos en que colaboró. Volvió a la Península en 1868.

En el año terrible de 1873, cuando las tropas sublevadas …

Comienza la rehabilitación de San Agustín

Cuatro años después del fatídico derrumbe (ver aquí) tras el abandono que sufrió el templo por parte de sus anteriores propietarios (derrumbe que ocasionó no sólo daños en la bóveda y un lateral de la iglesia, sino que conllevó la pérdida de un altar barroco y varias pinturas, además del deterioro del resto de bienes patrimoniales que albergaba el edificio) por fin tenemos noticia del inicio de rehabilitación de la iglesia de San Agustín para su conversión en Museo de la Ciudad.

No han sido años fáciles para llegar hasta ahora (ver aquí). Además de la pérdida patrimonial, el problema derivó en un continuo deterioro que hizo que se llegara a un acuerdo de cesión con el Obispado, por el que el Ayuntamiento se hacía con la propiedad del templo, además del antiguo local parroquial que estaba en grave peligro de mantenimiento y que ha sido rehabilitado (ver aquí) y transformado en una gran sala cultural con una escuela de artes escénicas y espacios para conferencias y exposiciones.

Una vez…