jueves, 16 de febrero de 2017

Crucificado


Rematando el retablo mayor de Santiago, encontramos este lienzo barroco. Se trata de un crucificado de tres clavos, con sudario anudado y rostro sereno, muerto. Al fondo, se distingue un paisaje con un recinto amurallado, a modo de Jerusalén.

Como podemos ver en la fotografía, el estado de la pintura es pésima, sufriendo los efectos de la humedad que tiene el presbiterio. Con este motivo, fueron retirados hace tres años tanto esta pintura como las dos que lo acompañan (ver aquí). Esperemos que pronto podamos disfrutar del conjunto completo.

No hay comentarios:

Gloria de la Fundadora Madre Antonia de Jesús

El público que asista a la exposición Traslatio sedis que, con motivo de la conmemoración del traslado de la sede episcopal de Medina Si...