lunes, 29 de octubre de 2012

Semblanza del Almirante Cervera

En el presente mes van a ser trasladados al Panteón de Marinos Ilustres de esta ciudad, los restos mortales del que en vida fué pundonoroso caballero y heroico marino D. Pascual Cervera y Topete, rindiendo de ese modo la Patria agradecida el tributo a uno de sus hijos preclaros.
Con este motivo damos a continuación unos ligeros apuntes biográficos del finado Almirante de la Armada española.

D. Pascual Cervera y Topete nació en Medina Sidonia en el año 1839. Empezó su carrera el año 1853, ingresando en el Colegio Naval de San Fernando. Seis años después se halló en la campaña de Marruecos, distinguiéndose de modo ostensible; así como en Joló y Cuba (1869), obteniendo merecidas recompensas.

Desempeñó una brillante comisión hidrográfica al mando de los eminentes Sres. Montero,
Pineda y Roldan, sacando a luz las Islas Filipinas, casi desconocidas el pasado siglo, con los trabajos en que colaboró. Volvió a la Península en 1868.

En el año terrible de 1873, cuando las tropas sublevadas perseguían a los jefes y oficiales, habiendo caído en su poder Cartagena, apoderándose de su flota, también Cádiz se declaró en cantón. Tras un instante horrible de duda, núestro biografiado con otros dignísimos, hizo entrar en obediencia a las tropas; salvando al Arsenal de un desastre, mandando bizarralente la fragata Navas de Tolosa.

Pocos años más tarde, mandando la goleta Wad-Ras, encargada de estudios hidrográficos, hizo en ella trabajos extraordinarios. Los planos que hizo, dijo en
pleno Senado el Sr. Concas, que le relevó,—«le admiraron por la exactitud de los trabajos realizados, como si se hubieran hecho con operadores sentadas en tierra, desde la misma isla y en las mejores condiciones».

Más adelante, cuando España se alzó en guerra fratricida, luchó denodadamente contra
los carlistas, encontrándose en diferentes hechos, siempre con distinguido comportamiento.

Cuando se construyó en los astilleros de la Seyne el acorazado Pelayo, fué nombrado
Comandante de dicho buque, teniendo el honor de recibir a bordo la visita del Presidente de la República francesa M. Carnot, el año 1890.

Después de algún tiempo de estancia en la península, Sagasta le ofreció la cartera de
Marina, lo que aceptó Cervera, más que por ambición propia, por prestar meramente servicios a la Patria. No obstante, poco tiempo estuvo en este ministerio, pues su amplio plan de reformas fué muy discutido en las Cámaras, abandonando la cartera con gran pesadumbre del Presidente del Consejo que veía en él un Ministro ejemplar.

Al estallar la funesta guerra con los poderosos Estados Unidos, fué nombrado Almirante de una escuadra de cruceros, enarbolando su insignia en el María Teresa, mandando además a los otros cruceros Oquendo, Vizcaya y Colón, y a una pequeña división de torpederos.

Llegó a Santiago de Cuba el día 19 de Mayo de 1898, defendiendo la plaza de modo notable. Por último, luchando con una escuadra yanqui mandada por Sampson, infinitamente más poderosa, fué gloriosamente derrotado por ésta, el día 3 de Julio del mismo año de su arribo, cayendo prisionero, recibiendo de los misinos enemigos calurosos elogios a su bravura y pericia.

Permaneció en Porsmouht hasta el 13 de Septiembre del mismo año, volviendo a España para asistir al consejo de guerra que se forma en estos casos. Como su proceder había sido intachable, el tribunal, obrando en justicia, falló favorablemente, absolviéndole
y elogiándole como se merecía.

Debilitada su salud se retiró de la vida activa, entregando su alma a Dios junto a su amante esposa y cariñosos hijos en la villa de Puerto Real el año 1905.


Publicado en La Isla. Revista Ilustrada Independiente el 10 de Junio de 1916.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Los trabajos arqueológicos del Castillo descubren una necrópolis y varias estructuras constructivas



La campaña de excavaciones arqueológicas de 2012 en el Castillo de Medina Sidonia está superando las expectativas iniciales. Las actividades se desarrollan en dos zonas puntuales, una localizada al Este y otra al Oeste, ambas en la entrada del Castillo.

La primera área de trabajo corresponde una necrópolis cristiana adscrita a los siglos XIV y XV. Se trata de un espacio muy reducido, anexo a la antigua ermita de Santiago, donde, sin embargo, las inhumaciones son muy numerosas. Transcurridos dos meses se han localizado y extraído sesenta enterramientos, unos mejor conservados que otros, pero todos guardando unas características comunes -orientados hacia el Este, brazos cruzados y sin ajuares-. Se han reconocido tanto hombres como mujeres, y adultos y niños de edades variadas.



Las anomalías observadas en los restos óseos se repiten entre los adultos -artrosis, desgaste y pérdida de dientes-, derivado en buena medida por la intensidad del trabajo físico y una alimentación muy básica. Según los arqueólogos, “todo parece indicar que se trata de grupos de población consolidados tras la conquista cristiana de Medina Sidonia en 1.264”.



La segunda superficie de excavación arqueológica es diferente, ya que la ocupan estructuras constructivas habitadas y de cronologías muy distintas. Se han localizado productos arqueológicos -cerámicas sobre todo- del momento de Bronce Final y presencia de los colonizadores fenicios, así como de época romana y medieval.

En su investigación, los arqueólogos llaman la atención hacia el volumen de buena parte de los muros. Unos porque pertenecen a la muralla medieval del Castillo, que enlazaba con el sistema defensivo de la villa de Medina Sidonia, pero también destacan los muros de cronología romana, de gran espesor y excelente construcción, que, sumados a los abundantes fragmentos de estucos pintados -enlucidos desprendidos de las paredes del entorno, lleva a pensar que posiblemente nos encontramos ante un edificio público, que parece situarse fuera del castellum militar romano.


jueves, 11 de octubre de 2012

Sobre libros (II)


Guerra Hispano - Americana.
Colección de documentos referentes a la Escuadra de Operaciones de Las Antillas. Ordenados por el Contraalmirante Pascual Cervera y Topete.

Segunda edición impresa en El Ferrol el año 1900, nueve años antes de fallecer el Almirante Cervera.

martes, 9 de octubre de 2012

Primera Junta de Gobierno de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Paz

Subprotector: D. Francisco de Paula Pelufo.

Hermano Mayor: D. José Pardo Figueroa.

Vice-Hermano Mayor: D. Emilio Ferrer y Aróstegui (Coadjutor del Hermano Mayor).

Tesorero: D. Juan Francisco Bueno.

Vice-Tesorero: D. Ramón Romero y García (Coadjutor del Tesorero).

Secretario: D. Diego Castell Alonso.

Vice-Secretario: D. Idelfonso Marín y Solís (Coadjutor del Secretario).

Camaristas: Dª Francisca y Dª Josefa Díaz.

Medina Sidonia, año de 1868.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Inicios de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Paz

En el año 1868, siendo párroco de Santa María la Coronada D. Francisco de Paula Pelufo, se empezó a constituirse la Hermandad de Nuestra Señora de la Paz, patrona de Medina Sidonia, publicándose la siguiente nota:

Para corresponder dignamente a los beneficios recibidos de Ntra. Amantísima Patrona, y merecer en lo sucesivo su constante protección, se procede desde hoy a constituir, bajo el título de Ntra. Sra. de la Paz, la Hermandad que tantas veces ha recomendado nuestro dignísimo Prelado, para mayor devoción y culto de Ntra. Excelsa Protectora.
Se suplica por tanto a las personas que deseen tener la honra de pertenecer a dicha Hermandad, se sirvan poner sus nombres a continuación, para dar este público testimonio de verdadera piedad, no menos que justa correspondencia a la paternal invitación de nuestro Ilmo. Sr. Obispo.
Firmado: Fcº de Paula Pelufo.

Los firmantes interesados fueron un total de 331 personas, de las cuales 112 fueron hombres y 219 mujeres.

Los primeros estatutos de la Hermandad se redactaron en fecha de 21 de marzo de 1868, y son aprobados el día 6 de abril del mismo año por el Obispo fray Féliz María de Ariete y Llano, a la sazón Obispo de Cádiz y Algeciras. El Gobernador del Obispado era D. Vicente Roa y el Secretario D. Federico Fernández Mateos.

Centenario de la muerte de Thebussem

Hoy se cumplen cien años de la muerte del insigne asidonense Mariano Pardo de Figueroa. Nos queda todo un año por delante para homenajear...