viernes, 26 de julio de 2013

Natalicio y defunción

Con toda felicidad ha dado a luz un robusto niño, primer fruto de su matrimonio, la esposa de nuestro querido amigo don Francisco Sánchez y Sánchez. Nuestra enhorabuena.

La tarde del pasado 18 fué conducido al cementerio católico de esta ciudad el cadáver de la virtuosa señora Doña María Núñez Benítez. El acto del sepelio constituyó una sentida manifestación de pesar. A la familia doliente expresamos nuestra condolencia.

Publicado en ABC el día 24 de Julio de 1931.
 
 
 
 
 
 

 

miércoles, 17 de julio de 2013

Reconocimiento a la estética de Medina Sidonia


El Museo de la Cal de Morón de la Frontera reconoce la labor de conservación y empleo de cal en las fachadas asidonenses otorgando el galardón a Medina Sidonia de "Pueblo encalado con cal de Morón".

Se trata de la primera localidad en recibir dicha mención, y lo hará por medio de la entrega de un azulejo como el de la imagen para colocar en las casas y edificios encalados con cal de Morón.

Hay que destacar que en 2011 la UNESCO declaró la cal de Morón como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, para proteger, difundir y salvaguardar esta tradición artesanal.

martes, 16 de julio de 2013

El Carmen


La advocación de Nuestra Señora como Reina del Carmelo, que celebramos hoy, tiene capilla propia con imagen en Medina Sidonia, concretamente en la iglesia de Santiago.
Pese a que tradicionalmente está relacionada con las gentes del mar (y Medina no tiene costa), tiene una enorme tradición dicha imagen, con una capilla de estilo barroco-rococó, talla de la Virgen (que procesionará hoy) y algunas pinturas, entre las que sobresale la relativa a la entrega del escapulario a San Simón Stock.


Por último, resaltar un exvoto. Pocos son los testimonios de religiosidad popular que hay presentes en nuestra localidad. Quizá los más famosos sean los de la capilla del Amor de Dios. Encontramos otros en los conventos de religiosas agustinas. Presentamos aquí uno relativo a la Virgen del Carmen, que actuó milagrosamente ante la petición de José García Castillo, quien, en agosto de 1912 cayó a un pozo al ser arrojado por una res.



miércoles, 10 de julio de 2013

Predela

Continuando con la descripción gráfica del retablo de Santa María, recogemos hoy la predela. Es la plataforma o banco sobre el que se asienta el retablo o altar. Las figuras que recorren esta zona reciben, por extensión, también este nombre.


La primera escena, empezando por la parte izquierda del retablo, escenifica la Oración en el Huerto de Nuestro Señor, un relieve en el que se contempla a Jesús en actitud orante, los apóstoles durmiendo, y la escena de Getsemaní con olivos. Al fondo aparecen un grupo de personas que acuden para apresarlo.


 

La siguiente escena, por orden cronológico, es el Prendimiento de Jesucristo. En este relieve se aprecia la escena del beso de Judas, que delata la traición, los romanos y demás judíos que acuden al arresto, así como el momento en el que Pedro corta la oreja al soldado romano Malco.


 Una doble escena se recoge en la zona central de la predela. A la izquierda el relieve muestra la escenificación en el pretorio de la Flagelación de Cristo, atado a una columna y flanqueado por dos romanos que empuñan látigos, junto con varios romanos más que completan la escena. A la derecha, se recoge la denominada escena Ecce Homo, momento en el que, por medio de estas palabras, presenta Poncio Pilato a Jesús al pueblo judío. Coronado de espinas y con un manto púrpura, la figura de Cristo está a la izquierda, elevado del pueblo que lo hostiga desde abajo.


Bajo esta doble escena encontramos una pareja de ángeles tenantes que rodean una cartela.


El quinto relieve escenifica una de las tres caídas que Jesús tuvo, camino al monte Calvario, portando la cruz. En la imagen central apreciamos a Cristo caído, siendo ayudado por Simón, natural de Cirene. Una muchedumbre lo rodea, viendo entre ellas al grupo de mujeres que lo siguen y al que él mismo consuela, así como varios romanos que lo golpean.


La última escena es el momento de la  Crucifixión. Aún no está elevado en la cruz, sino que se recoge el pasaje en el que clavan a Cristo en el madero. Romanos a caballo y a pie completan la escena, que reproduce las afueras de Jerusalén.


Entre los relieves reseñados arriba, se intercalan pequeñas figuras de santos, acompañados de cabezas de ángeles y motivos pasionales. El primero de ellos es un obispo, que porta un libro abierto.


El segundo es San Agustín, padre y doctor de la Iglesia y vinculado históricamente a la ciudad de Medina Sidonia. Se acompaña de los atributos propios (mitra en calidad de obispo de Hipona, libro que alude a doctor de la Iglesia, junto con el corazón habitual en los escudos agustinos, y a los pies una iglesia que hace referencia a su papel como Padre Latino de la Iglesia).


El evangelista Lucas es el tercero de los santos, con libro en mano y a los pies un buey, que alude al sacrificio de Zacarías, y con el que comienza su evangelio.


Un último santo aparece en relieve, vestido con ornamentos rojos. Posiblemente se trate de San Marcos, por la figura animal que se encuentra a sus pies y que parece un león.

jueves, 4 de julio de 2013

La obra del mes: Retablo de la Dolorosa


Es vergonzoso que, en pleno siglo XXI, dentro de un país moderno, desarrollado, que tiene un inmenso e importante patrimonio atesorado a través de siglos y siglos y que es una buena fuente de ingresos por turismo (la Cultura no se puede cuantificar, si hubiera números serían astronómicos); haya ocurrido un hecho como el de la fotografía que ilustra esta entrada.

En esa amalgama de escombros barrocos se encuentra el retablo que debería ser comentado humildemente en este blog, y en su lugar vemos restos de maderas, lienzos, escultura y hasta de un púlpito. A esto ha llevado la desidia que han tenido con el templo de San Agustín, del que ya tenemos suficientes noticias acerca de su terrible (y anunciada) destrucción.


Esta era la imagen del retablo antes del derrumbe del lateral de la iglesia que lo albergaba. Estaba inserta en una capilla perteneciente al Patronato fundado por Juan Benítez-Sidón y Baena, según escritura de 21 de febrero de 1615. El retablo, obra barroca del siglo XVIII, con un rico policromado celeste, tenía en sus laterales dos pequeñas esculturas que representan a San Antonio de Padua y San Francisco Javier, y que por suerte se conservan al haber sido trasladadas a la iglesia de San Juan de Dios hace varios años.




En el centro, en un camarín rococó de color carmesí, estaba la imagen de la Dolorosa, de candelero y bella factura, y que ha tenido graves desperfectos. Se conservan (rotas) las manos y la cabeza, y, aunque parece que puede ser recuperable, la imagen es impactante y hemos preferido no adjuntarla.


En el ático del retablo, coronándolo, se encontraba un lienzo que representaba a San Pablo, dañado como se podrá adivinar. No sería el único lienzo perdido en el derrumbe, puesto que al lado del retablo se encontraban colgados otros dos, que representaban a Santo Tomás de Villanueva y a San Cristóbal de Licia. Más cercano al altar se encontraba también el púlpito, obra barroca que adivinamos en la foto de los escombros.



Esto es lo perdido, y puede que no sea lo único dada la situación del templo. Algo para lamentar y que ojalá sirva para que no vuelva a pasar. Si los responsables tienen un mínimo sentido patrimonial, esperemos que sientan tan enorme pérdida.

Arreglo de la Ermita de los Santos

En 1868, estimándose que por la abundancia de las cosechas de ese año, era el momento preciso para ello, a propuesta del Iltmo. Sr. Obispo d...